FANDOM


-¡Rena-nee, para! ¡Para de hacerme cosquillas! ¡Jajajajaja!

-¡No hasta que no me des mis galletas que me has birlado!

Mi nombre es Rena Kasai, y pertenezco al clan real de los Kasai, en Doitearion. Es un reino independiente, bastante lejano de Fiore. Doitearion está situado sobre un archipiélago de islas con forma de cadena, en la que en una de ellas existe un volcán que lleva dormido mucho tiempo.

Tengo un hermano gemelo, llamado Sergei, dada la procedencia rusa de nuestro padre. Pero ahora... No lo tengo a mi lado desde hace 4 años. Todo desde que ese demonio me lo quitó todo.

Era por la tarde en el reino de Doitearion. Mi hermano y yo jugábamos en un gran cuarto, pero no encontrábamos un juguete que estábamos buscando. Aunque teníamos 15 años, no habíamos abandonado nuestro lado infantil. Adoraba picar al pequeñajo, como me gustaba llamarle a veces.

Mi madre, como toda madre, tenía que saber dónde estaba. Salimos al pasillo, a aquel blanco pasillo con amplios ventanales, cuya luz que recibía del inicio del ocaso tenía de tonos dorados aquellas paredes brillantes.

Sin embargo, a lo lejos oí unos lamentos que me helaron la sangre. Cogí a mi hermano de la mano y seguimos aquellos lamentos, hasta llegar a uno de los accesos al sótano. Ahí dentro sonaban chasquidos, y los sollozos de mi madre. Miré por la rendija que había quedado ligeramente abierta, y lo que vi comenzó a hacer que me ardieran las venas de pura furia.

- Sergei, quédate atrás -dije sin mirar a mi hermano.

- Rena-nee...

- Vaya vaya vaya... ¿No sabéis que los niños no deben meterse en los asuntos de los mayores?

Una enorme sombra se plantó frente a nosotros, con una gran luz roja por ojo. Entonces, sonrió, y entonces se lanzó sobre nosotros, enviándonos varios metros atrás. Sólo me había dado un ligero golpe, pero estaba bien.

Justo enfrente mía, la sombra había extendido su longitud en el suelo. Entonces, Sergei comenzó a caminar lentamente hacia la sombra, como poseído.

- ¡Sergei! ¡Sergei, vuelve aquí ahora mismo!

Pero mi hermano no parecía escucharme, y la sombra rió.

- Muy tarde, Su Alteza. Vas muy tarde... Pero me apetece probarte, mujerzuela... Intenta derrotarme, y dejaré a tu hermanito.

Cogí entonces un par de katanas que mi madre recibió de su abuelo. El color del sol que se reflejaba muriendo en el horizonte era la rabia que me impulsó hacia aquella sombra, al fin armada. Todavía no controlaba mi poder mágico, y temía herir a Sergei. Fallé varias estocadas, tras lo que la sobra se volatilizó en el aire detrás de mí.

Me había quedado realmente sola. Pero vino un compañero que, aunque era un fénix, me cubrió con sus alas. Era Ares, el mejor compañero que conocí hace ya 9 años. Nunca me arrepentiré de haber encontrado aquel huevo.

-Su Alteza, os aseguro que lo encontraremos. Vos y yo, no dudéis.

-Ares... Gracias. Pero no merezco que me trates con tanta formalidad. Ya te lo dije.

-¿Por qué creéis eso, Alteza?

-Porque tú ya eres parte de mi familia.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar